Donde siempre es Otoño - Ángeles Ibirika

26 may. 2012

Ángeles Ibirika, la mayor de cuatro hermanos, es una mujer sencilla que adora la naturaleza, los animales, la tranquilidad. Vive en el campo, junto al amor de su vida y sus hijos, Aitor e Irati. Amante de los placenteros momentos de lectura, disfruta de modo especial creando sus propias novelas. 

Dirigió durante años su propia librería hasta que el deseo de ser madre, por segunda vez, le llevó a dejar todo lo que pudiera mantenerla apartada de sus hijos. Cuando éstos dejaron de necesitarla, comenzó a narrar las vidas de los personajes que conviven en su pensamiento. No les puedes escuchar eternamente y no escribir lo que te cuentan, asegura mientras, seguramente, su cabeza entreteje su siguiente historia.

Título original: Donde siempre es Otoño
Categoría: Novela Romántica Contemporánea
Editorial: Booket
Páginas:
Oficial site: Blog

Argumento:
Como cada otoño, Ian O´Connell, afamado escritor de novelas de amor, se aísla en su apartado refugio de Crystal Lake para escribir su nuevo éxito. En su desesperada búsqueda de la inspiración que por primera vez le ha abandonado, encontrará a Elizabeth Salaya. En ese entorno idílico, mientras la va convirtiendo en la protagonista de su novela, el amor comenzará a entretejerse entre los dos sin que él sea consciente. 

Un amor que nunca creyó que existiera más allá de los libros, y que, junto al gran secreto que esconde Elizabeth y por el que intentará alejarlo de su lado, le harán dudar de todo lo que hasta entonces había creído firmemente. En la hirviente Manhattan, envuelta en el ardor de los candidatos en plena carrera hacia la Casa Blanca, los caminos de Ian y Elizabeth volverán a cruzarse. Pero en medio de intrigas, ambiciones y cadenas de favores que amenazan con tambalear los cimientos de la alta sociedad neoyorquina, será enfrentarse a sus sentimientos y miedos lo que cambie sus vidas para siempre. Traición, sombras, pasión y política se aúnan en una novela inolvidable en la que un instante puede cambiar toda una vida.


Opinión personal:
Desde que me enteré que Ángeles Ibirika iba a sacar un nuevo libro, que estaba deseando poder tenerlo en mis manos y leerlo. De ella, solamente he podido leerme el de Entre sueños pese que tengo el de Antes y después de odiarte en mi estantería pendiente por leer. Por falta de tiempo no he podido hacerlo, pero el de Donde siempre es Otoño no podía hacerle esperar. Tanto tiempo viendo imágenes, comentarios, pequeños diálogos o pensamientos de Ian me han hecho ansiar tenerlo y leerlo. Así que, en cuanto salió a la venta, fui a hacerme con él y empecé a leerlo. Pese a mi poco tiempo libre que tengo últimamente, cabe decir que devoré el libro, en menos de tres días lo tuve terminado. El problema ha estado en que, hasta ahora, no me ha sido posible ponerme a escribir esto.

Tal y como ya esperaba cuando empecé a leerlo, la historia me ha encantado, me ha enamorado. Cabe decir que me parece muy original que el protagonista de la novela sea Ian. Normalmente, las novelas románticas a las que estoy acostumbrada, quien narra la historia, o gran parte de ella, es la mujer y, en este caso, es todo lo contrario. Casi toda la historia es desde el punto de vista de Ian y, de vez en cuando, se da también la visión de Elizabeth.

Los personajes creados por Ángeles realmente te cautivan desde el primer momento. En cuanto Ian empieza a sentir esa inevitable atracción hacia la chica del lago, es imposible no querer saber quién es ella, intentar acercarte y descubrir más sobre su historia, sobre lo que puede esconder. Y esta intriga sigue a lo largo de todo el libro. Elizabeth es una mujer que poco a poco va mostrando algunos aspectos de ella, pero siempre reservando todo lo demás. Eso hace que no puedas dejar la lectura, que tengas la necesidad de seguir leyendo para conseguir descubrir lo que finalmente tanto Ian como el lector tanto ansiábamos.

A partir de ahí, la gran historia de amor que se crea entre los dos personajes es preciosa. Quizás, en un primer momento pueda parecer la típica historia de amor imposible, pero no es para nada así. Es una historia que esconde un montón de sentimientos, de dolor por ambas partes, de secretos, de mentiras...

Cuando finalizas la historia, es imposible no creer en el amor. La manera en que los protagonistas sienten el amor entre ellos, en como lo demuestran, en todos los sentimientos que se explican... Como lector los vives directamente, sintiéndolos todos como si fueran tuyos y solamente tienes ganas de amar tan desesperadamente como lo hacen los protagonistas, de sentir esa gran necesidad de ver a la otra persona, de tocarla, de sentirla... Por tanto, de volver a creer en el amor por encima de todo, de ver que realmente es algo que existe y que todos tenemos una media naranja esperándonos.

Ahora que he terminado este libro, todavía me han entrado muchísimas ganas de leer Antes y después de odiarte así que en cuanto termine todos los trabajos y otras cosas de la Universidad, será el libro que leeré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario