No te escondo nada - Sylvia Day

11 dic. 2012

Sylvia Day es autora de más de doce novelas de éxito, muchas de las cuales han ocupado distintos puestos en las listas de os más vendidos y han recibido diversos premios, como el Reviewers Choise Award del Romantic Times, el EPPIE, el National Readers Choice Award -el galardón más importante concedido por los lectores norteamericanos-, y el Readers' Crown. Ha sido varias veces finalista del RITA, el prestigioso premio que concede la Romance Writers of America.

Pyblishers Weekly ha calificado su obra como "una aventura estimulante", mientras que Booklist la ha definido como "escandalosamente entretenida". Sus novelas han sido traducidas al alemán, el castellano, el catalán, el checho, el japonés, el portugués, el ruso y el tailandés. 

Antes de dedicarse a escribir novelas románticas, género en el que se ha ganado un indiscutible prestigio, trabajó como traductora de ruso para el servicio de inteligencia del ejército de Estados Unidos.

Sylvia está casada y es madre de dos hijos.

Título original: Bared to you
Saga: Primer libro de la serie Crossfire
Categoría: Novela romántica erótica
Editorial: Escencia
Páginas: 430
Este libro contiene la descripción de alguna escena de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
«Gideon Cross apareció en mi vida como un rayo en la oscuridad… Era guapo y brillante, imprevisible y sensual. Me atraía como nadie ni nada lo había hecho nunca». 

Eva Tramell, se va a trabajar a Nueva York como asistente en una agencia de publicidad. Huye de una madre sobreprotectora y de un episodio de abusos sexuales en su infancia. Aún así es fuerte y sabe controlar sus miedos. Además tiene con ella a su gran amigo y compañero de piso Cary Taylor. Un día conoce a Gideon Cross; como es de esperar la atracción entre ellos será inmediata, y él llegará incluso a espiarla y medio acosarla para acercarse a ella. Donde mejor se entienden es en la cama, en el diván, aquí, allá y donde se tercie. Entre medio están amigas, enemigas, traumas y un medio final, o lo que es lo mismo; podría acabar aquí, pero…

No te escondo nada, la nueva y sensual novela que arrasa en Estados Unidos, es la primera entrega de la trilogía Crossfire. Con cientos de miles de ejemplares vendidos, el fenómeno no ha hecho más que empezar…

Opinión personal:
Para empezar, tengo que decir que he leído muchas críticas de este libro donde lo comparan con la famosa trilogía de Cincuenta sombras de Grey. Personalmente, tengo que decir que la trilogía de Cincuenta sombras no me gustó nada, como ya puse en su día en su reseña y, aunque es cierto que hay ciertos parecidos como por ejemplo que el protagonista es un hombre, guapo, sexy, empresario y multimillonario (pero, ¿qué protagonista de novela romántica no es así? Casi todos... Lo que estos además tienen un lado oscuro que vamos descubriendo), los dos libros tratan, más o menos, sobre relaciones de dominación y sumisión, pero hasta allí llega el parecido a mi gusto.
Estoy acostumbrado a llevar las riendas, lo necesito. Y tú me lo fastidiaste en la limusina; no me sentó bien. Eva, nunca he experimentado algo como aquello. No creía que me fuera posible. Y, ahora que lo conozco..., tengo que tenerlo, tengo que tenerte a ti…[…] Pretendo seguir sintiéndome como cuando estoy contigo. Sólo tienes que decirme lo que debo hacer. Y darme un margen de error. No he hecho esto nunca en mi vida, y siempre hay una fase de aprendizaje…
Cuando hice la crítica de Cincuenta sombras de Grey creo que expuse con claridad lo que me pareció ese libro y lo poco que me gustó. Este, en cambio, me ha gustado bastante. No puedo decir que sea lo mejor de este estilo que he leído, porque estaría mintiendo. Pero sí que tengo que decir que me ha tenido enganchada a él desde el inicio hasta el final y ahora estoy con el ansia por tener en mis manos la segunda parte del libro y poder continuar sabiendo de la vida de Eva y Gideon. Considero que este libro, a parte de la gran cantidad de sexo que tiene, es novela erótica  tiene algo de argumento, un trasfondo, una historia de los dos por contar.
-¿Te acuestas con alguien?
[...]
-¿Por qué quiere saberlo?
[...]
 -Porque quiero follar contigo, Eva, y necesito saber si hay algún obstáculo.
En la mayoría de libros donde hay una relación de dominación-sumisión, hay un cierto trauma detrás de una de las dos personas, algo que las lleva a necesitar tener el control o ser controlado. Pues a falta de un trauma, en este libro tenemos a los dos protagonistas con ciertos problemas del pasado. Ha habido sucesos en su vida que les han tocado muy profundamente, les han dañado y por los cuales han tenido que escudarse a la vez que les han marcado para cualquiera de sus posteriores relaciones.
-¿Qué cree que vamos a resolver?
-Tus objeciones. Ya es hora de que hablemos de qué es lo que hace falta para que te me pongas debajo.
-Un milagro. Su manera de acercarse me parece grosera y ofensiva.
-Puede que sea directa, pero es sincera. No me pareces de esa clase de mujeres que quieren sandeces y halagos en lugar de la verdad.
-Lo que no quiero es que me traten como si fuera una muñeca hinchable… 
En este primer libro, conocemos el gran trauma de Eva pero todavía seguimos desconociendo que se esconde tras las pesadillas de Gideon. Tengo que decir que, pese a que desde el inicio, el trauma de Eva se va intuyendo, nunca creí que fuese tan fuerte como lo que luego ésta nos cuenta. Por suerte no entra en grandes detalles sobre todo lo que le ocurrió, pero tan solo imaginar que eso es posible, hace que se me ponga la piel de gallina. Así que no quiero imaginar todo lo que llevará detrás de Gideon. Eso sí, es una relación en la que los dos intentan superar sus miedos. Donde el amor y la necesidad del otro es más importante que nada de lo que pueda ocurrir. Una relación llena de obstáculos que espero y deseo termine en un buen final.
-Yo soy muy celosa; puedo llegar a la irracionalidad. Tal vez deberías tenerlo en cuenta, y también si quieres tratar con alguien como yo, que tiene conflictos de autoestima. Éste era uno de los peros cuando me invitaste a la cama por primera vez, que iba a trastornarme con tantas mujeres babeando por ti y que yo no tendría derecho a decir nada. 

-Ahora sí tienes derecho. 
-No me tomas en serio. 
-No he sido más serio en toda mi vida. No sólo tú puedes resultar posesiva; yo soy muy acaparador con lo que es mío…
En definitiva, ahora mismo lo único que tengo por decir es que estoy deseando poder empezar la segunda parte Reflejada en ti para seguir descubriendo más sobre esta historia llena de amor, problemas, romanticismo y, como no, sexo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada