Pídeme lo que quieras - Megan Maxwell

26 ene. 2013


Megan Maxwell es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida. Nació una fría tarde de febrero en Nüremberg (Alemania). Es hija de una española y americano. Antes de cumplir su primer año de edad, su madre, una toledana muy guapa, hizo las maletas y juntas regresaron a España. Concretamente a Madrid, donde su familia las recibió con los brazos abiertos. En su niñez siempre le gustó leer libros sobre mujeres decididas, valientes y con carácter. Nunca le gustaron las féminas modositas.

Como Megan siempre dice: "Para mí escribir es soñar". Por ello escribe, sueña, inventa y crea historias sobre mujeres de rompe y rasga. Mujeres dispuestas a dejar su pequeña huella en el mundo y demostrar que eso de que somos el sexo débil, está obsoleto y anticuado.

Durante años trabajó como secretaria en una asesoría jurídica. Allí escuchó los problemas de muchas personas, hasta que un día decidió hacer algo con su propia vida. El destino le dio una oportunidad y se lanzó a la piscina dispuesta a conseguir su sueño: publicar sus novelas.

Megan Maxwell vive en un encantador pueblo de Madrid, en compañía de su marido, sus dos hijos, su perro Drako y su gato Romeo. 

Título original: Pídeme lo que quieras
Saga: Primer libro de la serie Pídeme lo que quieras - Maxwell
Categoría: Novela romántica erótica
Editorial: Grupo Planeta, Esencia
Páginas:
Oficial site: Web
Este libro contiene la descripción de muchas escenas de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato.

Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

Opinión personal:
Pese a que adoro todos los libros que, hasta ahora, he leído de Megan Maxwell, tengo que decir que este no me ha gustado.

No me considero alguien con una mente muy cerrada, al contrario, pero tengo mis límites. Y no son limites del estilo sexo entre personas del mismo sexo, tríos, orgías, sexo en público... todas me parecen prácticas de lo más correctas. Igual que estoy a favor del amor libre, siempre que haya acuerdo mutuo  entre la pareja. Pero querer una relación cerrada con alguien y después ser capaz de tener relaciones sexuales con otros frente a tu pareja y porque ésta lo pida, lo siento, pero eso no entra en mis parámetros. Incluso algunas escenas me han parecido algo violentas y shockantes, sobretodo la primera escena de este estilo, cuando sin siquiera preguntarle a Jud, Eric mete a una tercera persona en su relación sexual.

Creo que, principalmente, éste es el mayor motivo por el cual me ha decepcionado, es que me pongo en el lugar de ella o él y a mi pareja solo la toco yo y mucho menos permito que tenga sexo delante mío con otra persona. Yo no sé si toda esta gente que dice "Yo quiero un Sr. Zimmerman en mi vida" realmente después serían capaces de compartirlo de esa manera: sin celos, disfrutando viéndolo disfrutar con otro u otra, sin inseguridades... Quizás es que yo soy muy celosa y posesiva, pero si yo tuviese en mi vida alguien como el Sr. Zimmerman no lo compartiría con ninguna. En ningún momento juzgo a la gente que tiene este tipo de relaciones, pero no es algo que a mi me llame la atención.

Por otro lado, creo que hay demasiada influencia de E. L. James y su Cincuenta sombras. Los secretos que envuelven al chico, las inseguridades de ella, él es rico y ella una chica normal... pero sobretodo, los mensajitos que se mandan por correo. Sé que ahora es la novedad, es lo que vende y como tal, la gente se inspira en ello. Pero lo que siempre me ha llamado la atención de Megan es su originalidad. Y aunque reconozco que en sí el tipo de relación entre Eric y Jud es algo que no había leído antes pese a los muchos libros que han salido desde la aparición del primero, todo lo demás... Megan me tiene demasiado bien acostumbrada con su estilo de libros que me encantan y pese a que su forma de escribir sigue siendo la misma, lo demás, no.

Pese a eso, digo desde ya que cuando saque la segunda parte también voy a leerla porque nunca me ha gustado dejar las cosas a medias, me gusta terminar una saga cuando la empiezo, de esta manera puedo tener una visión completa para poder opinar mejor. Eso sí, al igual que otras veces su libro pasa a ser mi prioridad por las ganas que tengo que leer algo nuevo de ella, como he hecho con este libro, esta vez no será así.

2 comentarios:

  1. Yo ésta no creo que la lea (si se me presenta la oportunidad ¿por qué no? Pero vamos, que no creo). A mí me gusta Megan, pero prefiero su lado chick-lit, que es muy divertida <3 mi madre y yo somos fans suyas xDD.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo es el primer libro que leí de Megan y no tarde en devorar la segunda parte, me encantaron, me enganchó la historia de amor y porq no reconocerlo las escenas de sexo me parecian de lo más excitante. Deseando leer la tercera parte. Le da mil patadas a 50 sombras de Grey a mi gusto.
    He seguido con "Te lo dije" libro que también me ha gustado mucho, que es predecible pero que a la vez es divertido, te ries y que te enamoras de los personajes. En fín, una nueva seguidora de Megan por aquí. Debra

    ResponderEliminar