Pídeme lo que quieras ahora y siempre - Megan Maxwell

13 feb. 2013


Megan Maxwell es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida. Nació una fría tarde de febrero en Nüremberg (Alemania). Es hija de una española y americano. Antes de cumplir su primer año de edad, su madre, una toledana muy guapa, hizo las maletas y juntas regresaron a España. Concretamente a Madrid, donde su familia las recibió con los brazos abiertos. En su niñez siempre le gustó leer libros sobre mujeres decididas, valientes y con carácter. Nunca le gustaron las féminas modositas.

Como Megan siempre dice: "Para mí escribir es soñar". Por ello escribe, sueña, inventa y crea historias sobre mujeres de rompe y rasga. Mujeres dispuestas a dejar su pequeña huella en el mundo y demostrar que eso de que somos el sexo débil, está obsoleto y anticuado.

Durante años trabajó como secretaria en una asesoría jurídica. Allí escuchó los problemas de muchas personas, hasta que un día decidió hacer algo con su propia vida. El destino le dio una oportunidad y se lanzó a la piscina dispuesta a conseguir su sueño: publicar sus novelas.

Megan Maxwell vive en un encantador pueblo de Madrid, en compañía de su marido, sus dos hijos, su perro Drako y su gato Romeo. 

Título original: Pídeme lo que quieras ahora y siempre

Saga: Segundo libro de la trilogía Pídeme lo que quieras
Categoría: Novela romántica erótica
Editorial: Escencia
Páginas: 432
Oficial site: Web
Este libro contiene la descripción de alguna escena de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
Luego del despido de Judith de la empresa Müller, está dispuesta a alejarse completamente de Erick Zimmerman, para ello decide refugiarse en casa de su padre. Eric, por el contrario, se encuentra atormentado por la marcha de Judith, así que decide seguirle el rastro hasta encontrarla. El deseo continúa vivo dentro de ellos, las fantasías están más vivas que nunca. Pero ahora Judith pondrá sus condiciones, Eric acepta por el amor que le tiene.

Al parecer todo está volviendo a la normalidad, hasta que un día, una llamada los obliga a interrumpir la reconciliación y tienen que viajar hasta Munich, lejos de su hábitad, viajan a una ciudad que les resulta bastante hostil, donde la aparición del sobrino de Eric se vuelve un contratiempo con el cual no contaban. Judith tendrá que decidir en darle una nueva oportunidad a Eric o continuar su camino sin él.

Pídeme lo que quieras, ahora y siempre es el segundo libro de trilogía de Megan Maxwell, donde, al igual que en la primera entrega, tendremos mucho deseo, pasión y romance entre los protagonistas.

Opinión personal:
Hace un tiempo, cuando salió la primera parte de esta trilogía justo con el boom de 50 sombras de Grey y todas las novelas eróticas similares a ésa quise darle una oportunidad a Megan. Me he leído casi todo lo que ha escrito y siempre me ha enamorado por su forma de escribir, sus personajes, el carácter de sus mujeres... Pídeme lo que quieras no terminó de gustarme, sigue siendo el estilo de Megan al 100% pero el tema del sexo con amor pero compartido no terminó de llamarme la atención. 

Pese a eso, he querido seguir con la trilogía, he querido saber como terminaban los líos de Eric y Jud porque no me conformaba con el final del primer libro. 

Este segundo libro me ha gustado mucho más y estoy segura de que ha sido porque la cantidad de escenas de sexo compartido, por decirlo de alguna manera, han sido menos. Me encantan las peleas de estas dos fieras. El calor, el temperamento y la bestia de Jud contra la frialdad, el sobreproteccionismo de Eric. En cada pelea me he sentido identificada con Jud y me han dado unas ganas tremendas de matar a Eric pero luego él... consigue derretirme y que le dejes hacer cualquier cosa. 

Este libro a parte de Jud y Eric, otros personajes cogen importancia. Uno de ellos es Flynn, el sobrino de Eric y una copia clavada de él. Flynn ha vivido desde pequeño a cargo de Eric y bajo sus normas por lo que al principio parece un niño de lo más repelente e insoportable. Me gusta la forma en la que, poco a poco, Jud va consiguiendo el cariño de ese pequeño hasta que la quiere casi como si fuera su madre.

Por otro lado, me he reafirmado en que me encanta Björn. Me ha quedado muy claro que durante todo el libro ansiaba los momentos en los que él aparecía solo por ser él. Es más, me gusta mucho más que Eric que es el protagonista. Y sabiendo en quien se basa para imaginar a Björn no me extraña para nada que le prefiera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada