Cuando la memoria olvida - Noelia Amarillo

3 mar. 2013

Noelia Amarillo nació en Madrid, el 31 de octubre de 1972, justo a las 11.30 de la noche, y me alegro un montón por ello, es preferible nacer el día de las brujas (Halloween) que el día de todos los santos. (Más que nada, porque de santa no tengo un pelo y de bruja… bueno, lo tengo todo).

Trabajo de administrativo (y lo que se tercie) en la empresa familiar junto con mi padre y mi hermano, y gracias a ello tengo tiempo de escribir lo que se me pasa por la mente (¿Habéis oído aquello de que ser la hija del jefe es un chollo? Pues eso mismo).

Tengo un marido estupendo, rubio, alto y de ojos verdes (mío, solo mío, mi tesoro) con una ligera y adorable barriga cervecera que además es electricista y me hace todas las chapuzas en casa (repito, es solo mío).

Tengo dos hijas preciosas, que son exactamente iguales a mí, unas brujillas traviesas que lían la de Dios es Cristo en cuanto me descuido y que además tienen más labia que un abogado. (Mi madre dice que es cosa del destino, que así sufriré lo que sufrió ella, en fin…).

Todos los viernes salgo con mi mejor amiga y un domingo al mes me voy al rastro a darle a lengua con “las chicas”. Mis pasiones, mis hijas, leer, escribir y sobre todo pasar el tiempo con mi gente.

Título original: Cuando la memoria olvida
Saga: Segundo libro de la Saga Amigos del barrio
Categoría: Novela romántica erótica
Editorial: El Maquinista, M. Romántica
Páginas:
Oficial site: Blog
Este libro contiene la descripción de alguna escena de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
En la vida de Ruth no hay sitio para nadie más… de hecho, ni siquiera hay sitio para ella misma. Cuida su casa, a sus hermanos (ya adultos) y a su padre, que no tiene las ideas muy claras. La mayor parte del día se le escapa en un centro para mayores, donde no sólo hace su trabajo sino también el de la arpía de su jefa. Su única vía de escape son las contadas reuniones con sus amigas y pasar algún sábado que otro con un amigo especial que le hace hermosos “diseños de interiores”.

La vida de Marcos es un cúmulo de experiencias y viajes. Imprevisible, impaciente y visceral hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere (así le va). Tras varios años vagando sin rumbo fijo, decide volver a España, su país natal. La falta de previsión y la búsqueda de la comodidad se confabulan para que acabe viviendo en la casa de su madre, una mujer obsesionada con las telenovelas que vive por y para la ficción.

De niños eran los mejores amigos y los más fieros enemigos. Pero el destino los separó. Ahora vuelven a encontrarse, todo sigue igual y a la vez todo ha cambiado…

Opinión personal:
Hace unos días colgaba la reseña del primer libro de esta saga, Falsas apariencias y terminé tan enganchada que estaba deseando poder seguir descubriendo más cositas sobre estos amigos. En este caso, la protagonista es Ruth, una chica que ya habíamos conocido en el primer libro pero de la que realmente sabíamos pocas cosas.

Tan solo desde el primer momento del libro, empezamos a descubrir la triste historia de esta chica: cuando ella era muy pequeña su madre murió y ella quedó encargada de cuidar de sus hermanos y su padre. Eso hizo que su carácter sea muy responsable, organizado, madura... porque la vida la obligó a ello. Creo que es una persona que ha tenido que renunciar a muchas cosas en favor a su familia, pero realmente ella no está arrepentida de nada. Desde chiquita, Ruth está enamorada de Marcos, un chico con el que iban juntos a clase, pero él tuvo que irse a Estados Unidos por problemas familiares. De esta manera, la relación entre los dos se ve cortada de repente hasta que, por casualidad, en un viaje de estudios de Ruth a USA vuelven a encontrarse. Ese reencuentro reporta en Ruth un gran cambio en su vida, un cambio del que ella no se arrepiente, Iris.

Años después, Marcos vuelve a aparecer en la vida de Ruth y la historia de amor entre los dos sigue adelante. Ruth está inmersa en su trabajo, su familia y su vida totalmente organizada y planificada y parece no querer dar lugar a una relación con Marcos pero él es muy insistente y la relación entre los dos va avanzando de forma lenta, discontinua, viendose de vez en cuando, pasando noches de placer juntos hasta que Marcos descubre el secreto de Ruth, uno que ella debía compartir con él desde el inicio, Iris es su hija. En este momento, la historia da un giro de 180º. Marcos pasa de ser un hombre sin responsabilidades, que hace absolutamente lo que quiere a un hombre con una hija a quien cuidar, con seis años que recuperar con ella.

En este libro, sobretodo me ha gustado la forma en la que se trata a la gente mayor de edad o con diferentes enfermedades mentales. Ruth trabaja en un centro de día con niños especiales, como ella les llama. Se dedica en cuerpo y alma a ese trabajo. No solo trabaja las horas que le tocan, sino que se lleva trabajo a casa y sigue con él hasta que lo termina. Personalmente creo que sería incapaz de seguir su ritmo de vida, dormir 2-3 horas diarias, trabajar de 6 a 6, estar con su hija y cuidar de su padre hasta las 11 de la noche que se duermen y seguir trabajando hasta las 3 de la madrudada. Por suerte, en su caso, su trabajo termina viéndose recompensado.

Pero lo que más me gusta de Ruth es su optimismo. Pese a todo lo que ha vivido, a haber tenido que madurar a la fuerza antes de lo que le tocaba, tener que cuidar a su padre por una enfermedad de éste, cuidar de su hija ella sola, siempre tiene una sonrisa en los labios y piensa antes en los demás que en sí misma.

Por otro lado, la verdad es que Marcos, al inicio del libro no me gustaba nada, sus comentarios, sus ataques directos a Ruth, los insultos y su comportamiento... no creo que si yo fuera Ruth se lo hubiese permitido y habría seguido hablándole de igual forma, pero poco a poco va cambiando y la verdad es que al final del libro Marcos es un amor.

Este libro también tiene escenas en las que no puedes evitar reirte a carcajadas. Todas las conversaciones entre Marcos y Darío, el hermano mayor de Ruth, los diseños de Ruth en sus partes íntimas, las ideas de Iris a lo largo del libro... y un montón de escenas más.

Quizás en el primer libro me enamoré de Alex, pero sin lugar a duda esta historia de amor entre Ruth y Marcos me ha gustado muchísimo más. El argumento de la historia, el seguimiento de ésta a lo largo de los años y los diferentes sucesos que ocurren creo que están mucho mejor estructurados en ésta.

Lo que si que tengo que decir es que quizás cuando se escribió el primer libro no había la intención de escribir este segundo y, por tanto, hay algunos detalles que quizás en Falsas apariencias tendrían que haber aparecido y que no lo hacen.

Y terminado el segundo, estoy ansiando ya el tercero, Suave como la seda. Por suerte, la historia de Darío hace muy poco ha salido a la venta y ya está en mis manos para poder leerla.

2 comentarios:

  1. Yo tengo en el kindle 'ardiente verano'. Nunca he leído a Noelia Amarillo, pero con tus recomendaciones y buenas reseñas que he leído, a ver cuando lo leo, que últimamente me está volviendo a dar por el género xD (que lo tenía olvidado porque me saturé >__<). Ahora estoy con 'el jinete de bronce' que tiene casi 800 páginas y es romántica histórica (subgénero con el que me estreno xD) y me está encantando ;___;

    Me ha gustado tu reseña, así que otra saga que me apunto ;__; XDDD (hay tan poco tiempo y tan buenos libros por ahí...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad es que todo lo que he leído de ella me ha enamorado. Y esta saga a cada libro que he leído me ha enganchado más. Sobretodo sus personajes femeninos, son de esos con un señor carácter jajajajaja

      Este es el segundo libro, si miras la reseña anterior es del primero de la saga.

      Así que te la recomiendo mucho, enserio ;)

      Eliminar