El desafío de Becca - Lena Valenti

11 ago. 2015

Lena Valenti nació en Barcelona en noviembre de 1979. Lectora profesional y especializada en novela romántica, escribe desde que tiene memoria. Trabajó durante varios años en Prensa y Comunicación de Casa del Libro.

Es la autora que ha revolucionado el género en nuestro país, la más vendida del género romántico en España en lengua castellana. Su Saga Vanir ya va por la friolera cifra de 50000 ejemplares vendidos solo en TRADE (Editorial Vanir) en dos años.

Random compró los derechos para sacar toda la saga en DeBolsillo Bestseller con excelentes resultados. Lena es la autora más reconocida y de proyección más internacional hasta el punto de que otros países fuera de España se han interesado en sus libros.

Este año 2012 la Saga Vanir llega a Italia, Alemania, Bulgaria, Argentina y México, y se están negociando la traducción a otros países más. Su Saga Vanir ha trascendido la barrera de las letras de tal modo que hasta se hacen fiestas nacionales en su honor. Se ha rodado un DVD documental para explicar el fenómeno, y en setiembre del 2012 sale a la venta en toda España, traducido también al inglés.

Y como colofón, está en curso una guía oficial ilustrada de la Saga que va a reventar el estilo hasta ahora vistos tanto en cómics inspirados en novelas románticas como en Guías oficiales de las mismas.

Título original: El desafío de Becca
Saga: Segundo libro de la trilogía El diván de Becca
Categoría: Novela romántica contemporánea
Editorial: Plaza&Janes
Páginas: 400
Ficha técnica
Este libro contiene la descripción de alguna escena de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
Becca, una psicóloga mediática que sigue métodos poco ortodoxos, y Axel, su guapísimo pero inescrutable cámara, viven intensa y apasionadamente algo que es cualquier cosa menos una historia de amor convencional.

A Becca le han pasado muchas cosas buenas con su nuevo programa, pero también algunas muy malas... pero no pierde nunca su sonrisa ni la esperanza de saber quién es en realidad Axel. Pero en esta nueva novela viviremos muchas más emociones con Becca: Eli y Carla le darán una sorpresa; aparecerá su ex novio; tomará de nuevo las riendas de su programa y conocerá a adorables y disparatados pacientes mientras intenta ignorar que su acosador sigue libre y pisándole los talones.

Nuestra psicóloga favorita volverá a sufrir, a amar, a disfrutar, a quedarse sin aliento, y todo con Axel, el Dios del Olimpo, que empieza a mostrarnos su verdadera cara.

Opinión personal:
De nuevo, termino el libro y ya estoy ansiando y necesitando el siguiente. Y es que Lena tiene una forma de escribir que consigue absorberte en la historia y siempre, te deja justo en el momento clave, cuando más necesitas saber, cuando más interesante está el libro, ahí corta y está el FIN que te hace desesperar hasta tener el siguiente libro en tus manos para poder seguir devorándolo, disfrutando de sus escenas, de sus personajes, de sus locuras.

Si ya en El diván de Becca me enamoré de Axel, de su carácter taciturno, cerrado, algo brusco a la vez que cariñoso, atento, protector. En este libro el amor crece, porque conoces más a Axel, descubres más cosas de su pasado, ese pasado que tan escondido tiene, pero que poco a poco se deja vislumbrar. Y como cada pequeño detalle cuesta tanto descubrirlo, se valora mucho más y hace que te enamores muchísimo más de él. Porque este hombre es muy especial y aunque de normal le cueste mucho expresar sus sentimientos cuando lo hace te quedas sin palabras. Y no solo con Becca, sino en general con todo el mundo, sobretodo con los pacientes de Becca.
Antes era fan de los besos. Ahora soy fan de los besos de Axel.
Creo que un beso dice mucho de las personas, del modo que tienen de acoplar la boca, de mover la lengua, de jugar con los dientes… Es un anticipo de lo bien que van a moverse en la cama.
Yo ya sé cómo se mueve Axel en la cama, pero si algo me excita más que todo lo que pueda hacerme en ella, son sus besos precedentes.
Besa con tantas ganas, con tanta intención, con tantísima pasión, que ellos transmiten lo que él no es capaz de expresar con palabras. 
Pero en general todos los personajes de esta trilogía me están encantando. Bruno e Ingrid son una pareja que me encanta. Al principio parece todo muy idílico, todo muy perfecto. Pero como en toda relación hay cosas a superar y espero que ellos dos consigan superar todos sus baches porque son ambos amor puro, sobretodo Ingrid. Pese a eso, en este libro me encanta que lo vuelva loco tonteando con otros, mostrando la mujer que es, sexy, atrevida y poniendo al otro celoso, esperando que él termine dando la cara por ella, poniéndola por encima de todo porque aunque quiera no puede negar el amor que siente.

Por otro lado también están Eli y Carla. Es imposible no reirse con estas dos chicas. Aunque durante gran parte de este libro están algo raras, pero... finalmente se descubre el por qué y...  menudo motivo. La verdad es que me quedé muy sorprendida al saber lo que ellas esconden, justamente ellas que tanto les precedía la fama de devorahombres y al final... Espero que en el siguiente libro pueda llegar a saberse más de ellas dos, que estoy segura que así será. Un personaje que me tiene igual de enamorada y que me encanta que haya vuelto a aparecer es Fayna, esa tinerfeña adorable, con la enfermedad del sueño y que te roba el corazón por su carácter, su dulzura, su forma de hablar... Y tal y como termina este segundo libro, estoy segura que seguiremos sabiendo de ella en el tercero.

Y Becca, ¿qué puedo decir de ella? Sigue siendo un poco inconsciente y, al igual que yo, cada vez está más enamorada de Axel. Me encantan el tipo de terapias que sigue llevando a cabo y como, pese a tener un acosador detrás, sigue haciendo su vida tal y como ella lo siente. No se deja llevar por el pánico, por los nervios, ni por Axel que, siendo tan protector llega un punto que quizás llega a agobiar aunque después con cualquier gesto o detalle le haga perder las bragas y la cabeza.
-Ni siquiera estás asustada, ¿verdad? -Pasa su mano por mi espalda, y después, ni sé cómo, la coloca entre mis piernas.
-Claro que sí. Tengo miedo de que ese tipo no me olvide, o de que no lo lleguemos a localizar, o de que se salga un día con la suya -digo con gran entereza-. Tengo miedo de que haga daño a la gente que quiero…
-No tiene por qué pasar nada de eso.
-Pero no puedo permitir que alguien así rija mi vida. Por mucho miedo que tenga, debo convivir con ello.
También quiero decir que me siguen impresionando las terapias de shock que Becca les hace a sus pacientes. Tengo mis dudas de si realmente llevarlas a cabo es efectivo o si realmente se necesita más tiempo, pero una terapia de shock es un buen inicio, una buena forma de desbloquear esa fobia de la gente, ese miedo interno y a raíz de ese desbloqueo empezar a trabajar el problema. Así que quiero seguir disfrutando del Diván, de sus pacientes, de las locuras que se le ocurren a Becca y las ayudas de Axel. Así que ahora me toca esperar al tercer libro que todavía no ha salido a la venta y por el que estoy ansiosa si es que no termino haciéndome con él en ebook por no aguantar hasta setiembre. 

2 comentarios:

  1. Yo lo estoy leyendo ahora y esta mujer me deja loca! con cada libro me sorprende mas! Es una monstrua! Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás que cuando termines necesitarás más y más porque esta mujer nos deja siempre de unas maneras... que hasta que no tienes el siguiente casi ni dormir puedes!

      Eliminar