Salón del Manga '15

1 nov. 2015

Este fin de semana, una vez más, ha sido el Salón del Manga de Barcelona. Y como viendo siendo tradición no podía perdérmelo. Además, tenía las entradas para el viernes desde hacía más de medio año, cuando salieron las invitaciones de cosplay.


En esta ocasión solamente he ido un día, el viernes, y fui con mi Ele-chan. Lo bueno del viernes es que en Girona era fiesta y aunque fuera el día gratuito si ibas disfrazado, había mucha menos gente de la que podría haber si hubiese ido en sábado o domingo (días que estaba el aforamiento lleno y las entradas agotadas). Este año el salón ocupaba 3 palacios, en cada uno de ellos se hacían distintas cosas (zona de comer, zona de compras, zona de exposiciones...).

Estos últimos años, la verdad es que no voy al salón a hacer las grandes compras, esas ya las hago en Girona y me ahorro de ir totalmente cargada con cosas. Pero sí que voy a por merchandising, a por ofertas especiales y sobretodo, para reencontrarme con mucha gente. 



Tan solo entrar al salón, que por cierto, no había nada de cola cuando llegué, me encontré primero con Miyu con su precioso vestido de Utena (que al final no me hice foto con ella). Después con Belldandy y solo entrar en el primer recinto, ahí estaba el stand de Mision Tokyo y a punto de empezar la charla a mano de Deirdre sobre la historia del shôjo. La verdad es que aprovechamos que ahí estábamos y nos quedamos a escucharla. Realmente fue muy interesante conocer no solo el origen del manga, sino del shôjo. Como nació a modo de pequeñas historias de una o dos páginas a como es ahora con todas sus etapas de por medio. 




Después de la charla nos encontramos con Miya, la verdad es que nos sorprendió porque resultó que estábamos las tres en el mismo sitio y no nos habíamos dado cuenta, y eso que la teníamos detrás. Después de un rato de charla (como siempre, se nos fue el tiempo de las manos) y de ir al baño a que Ele-chan se pusiera su yukata ya empezamos a dar un paseo por salón. Viendo diferentes stands, viendo cosas totalmente adorables y un montón de cosas que quisimos comprar si no fuera por la pasta que valen y sobretodo, pasamos por Ivréa a por mi lámina de Io Sakisaka para la firma de la tarde. Y de mientras, también aprovechamos para buscar ya la zona de comer aunque terminamos en una exposición bastante brutal sobre la bomba atómica y varios mangas que están ambientados en ese momento o que hacen referencia a ello como también un mural enorme de Super Mario, que este año era el personaje más importante. Por lo que a la comida se refiere, la verdad es que solo ver la comida, quisimos de todo, pero había que elegir y la verdad es que me encantó lo que comí, sí, es cierto que he comido mejor, pero estaba muy bueno.





Cuando terminamos de comer volvimos a la zona de compras donde terminamos de ver los stands hasta que ya a las 4.20 fuimos hacia la cola para Io Sakisaka. La verdad, ahí tuve la suerte de encontrarme con Luffy, una amiga desde hace muchos años y me quedé con ella en la cola. Después se nos unieron Miya y unas amigas y formamos un pequeño grupito en la cola. La verdad es que gracias a eso la espera se hizo más corta aunque fueron 2 horas ahí esperando, de pie, con los tacones y los pies ya muertos. Pero valió la pena para conseguir ver a Sakisaka. Es muy mona y agradable además de los preciosos dibujos que hace. Me encantó. 

Con Ele-chan y Luffy

Con Ele-chan, Belldandy y Miya
Aún antes de irnos quisimos pasar por la zona de exposiciones y donde se encontraba el consulado por unas dudas que teníamos las dos. En las exposiciones vimos varias maquetas de diferentes palacios, una exposición sobre Bola de drac (Dragon Ball) y varios talleres. Pero antes de llegar ahí, me encontré con Jenny, la verdad es que vista a ella, ya me encontré con todo el mundo que quería y tenía ganas de ver en este salón. 




La verdad es que este salón del manga no he hecho ninguna compra. También tengo que decir que ya vine con dolor de rodilla y estar tantas horas en pie y con tacones terminé con la pierna bastante jodida y quizás por eso también se me pasaron un poco las ganas de comprar. Aún así me llevé apuntadas muchas cosas que tendré pendientes de comprar, no solo de manga, sino de merchandising. Es más, solo llegar a casa empecé a buscar algunas cositas por internet.  Pero obviamente, antes de irme, no podía faltar bajo ningún concepto la parada a la fondue de siempre. Y es que ese gofre con chocolate blanco, me vuelve loca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada