Oye, morena, ¿tú qué miras? - Megan Maxwell

19 feb. 2016

Megan Maxwell es el seudónimo bajo el que escribe Carmen, una romántica empedernida. Nació una fría tarde de febrero en Nüremberg (Alemania). Es hija de una española y americano. Antes de cumplir su primer año de edad, su madre, una toledana muy guapa, hizo las maletas y juntas regresaron a España. Concretamente a Madrid, donde su familia las recibió con los brazos abiertos. En su niñez siempre le gustó leer libros sobre mujeres decididas, valientes y con carácter. Nunca le gustaron las féminas modositas.

Como Megan siempre dice: "Para mí escribir es soñar". Por ello escribe, sueña, inventa y crea historias sobre mujeres de rompe y rasga. Mujeres dispuestas a dejar su pequeña huella en el mundo y demostrar que eso de que somos el sexo débil, está obsoleto y anticuado.

Durante años trabajó como secretaria en una asesoría jurídica. Allí escuchó los problemas de muchas personas, hasta que un día decidió hacer algo con su propia vida. El destino le dio una oportunidad y se lanzó a la piscina dispuesta a conseguir su sueño: publicar sus novelas.

Megan Maxwell vive en un encantador pueblo de Madrid, en compañía de su marido, sus dos hijos, su perro Drako y su gato Romeo. 

Título original: Oye, morena, ¿tú qué miras? 
Saga: Spin-off de la bilogía Adivina quién soy
Categoría: Novela romántica contemporánea
Editorial: Escencia
Páginas: 496
Oficial site: Web
Este libro contiene la descripción de alguna escena de sexo, por lo que, estáis avisados.

Argumento:
Una divertidísima comedia romántica que nos recuerda que, aunque el amor tiene fecha de caducidad, a veces puedes conservarlo para toda la vida.

Hola, soy Coral. Siempre fui una romántica empedernida, hasta que el género masculino me rompió el corazón. Después de varios desengaños, os juro que me dije a mí misma que no iba a permitir que nadie más me hiciera daño. ¡Qué bonito es el amor, pero menuda mierdecita es sufrir por él!

Hoy por hoy me considero una mujer relativamente feliz. Trabajo como repostera, tengo unas amigas increíbles y una preciosa hija a la que adoro. En cuanto al temita hombres, lo único que pretendo es disfrutar de un sexo divertido con ellos y poco más. Sin embargo, debo confesar que hay uno que hace que se acelere mi atontado corazón cada vez que lo veo. Se llama Andrew y es el jefe de seguridad de las giras musicales de mi amiga Yanira. Andrew es un bomboncito alto, de ojos oscuros, moreno y terriblemente atractivo. Y si a eso le sumas que conduce una moto y que tiene ese puntito canalla en su mirada que me vuelve loca, ¡ni te cuento! Pero Andrew es esquivo en lo que se refiere a las relaciones amorosas, y eso me hace pensar que a él también le partieron el corazón y que por eso nunca repite con la misma mujer.

Repetir, repetir, yo no le voy a pedir que lo haga conmigo, pero cuando nuestras miradas se encuentran, una extraña corriente se genera entre nosotros, y eso me inquieta y me hace pensar en si realmente repetiremos algún día. Pues bien, eso sólo lo sabrás si lees: Oye, morena, ¿tú qué miras?

Opinión personal:
De nuevo una de las novedades que más esperaba este mes de febrero era Oye, morena, ¿tú qué miras? Desde que conocí a Megan y empecé a leer sus libros que intento no perderme ninguno, me gusten más o menos después. Éste no podía ser la excepción, pese a que es uno de los personajes secundarios de Adivina quién soy, bilogía que no terminó de convencerme. Aunque, personalmente, la portada no me llamaba la atención ya que para mi, es un gran spoiler (se ve claramente que es un vestido de boda, con el liguero y unas botas de vaquera) pero un spoiler fácil de deducir si conocemos el estilo de Megan.
-¿Puedo probar el chocolate? -pregunta entonces.Asiento-¿Blanco o con leche?-Con leche.Sin dudarlo, cojo una cucharita y la meto en el chocolate, pero cuando se la tiendo, Andrew niega con la cabeza. A continuación, me la quita de la mano, la deja sobre la mesa y, tras llevar mis dedos hasta el recipiente del chocolate, los mete y se los lleva a la boca.-Prefiero probarlo así -dice mirándome.
Mucha gente cuando les digo que sigo leyendo todas las novedades de Megan me dicen: pero si es siempre lo mismo. Y sí, siempre sigue el mismo patrón: chico conoce a chica, se empiezan a enamorar, tienen sus rollitos entre ellos, tontean, se ponen románticos, suelen declararse su amor (quizás no totalmente directo y a veces solo una de las partes), sucede algo que provoca que se peleen para después reconciliarse y casarse. Fin. Con esto se pueden resumir casi todas las novelas de Megan y creo que en eso todo el mundo estará de acuerdo. Y pese a eso, son novelas que siguen gustándome, son novelas que me siguen enganchando, me siguen emocionando y me siguen haciendo reir. Porque sé lo que voy a leer. Sé que es una lectura ligera y con mucho sentimiento.
-Dale tiempo al tiempo, cielo. Sólo él te dará la respuesta que buscas. Pero hazme caso en una cosa: protege tu corazón todo lo que puedas y no permitas que nadie te lo rompa- El chico que se enamore de ti nunca te lo romperá, pero el que no lo haga te lo destrozará y...-¿A ti te lo destrozaron?-Sí. Claro que me lo destrozaron -afirmo.-Y ¿cómo lo superaste?-Lo superé queriéndome a mí misma y asegurándome de que la siguiente vez sería más lista. -Nayeli sonríe-. Si éste ha de ser el amor de tu vida, lo será, pero no te obsesiones con ello, ¿entendido?
En este libro, una vez más, me enamoro de su personaje principal. Andy (Andrew) es un amor, y aunque al inicio es algo frío y pasota en el fondo es todo lo contrario solamente que, por cosas de la vida, ha terminado siendo así. Lo mismo le pasa a Coral que no cree que el amor para toda la vida sea algo que pueda sucederle a ella. En este libro me encanta el viaje que Andy y Coral hacen al rancho Aguas frías que tiene la familia de él ahí. Imaginar todos esos paisajes, los caballos, el pequeño pueblo, rodeados de naturaleza, silencio, paz... La verdad es que me parece un paraíso. Pero pese a parecer un paraíso, hay un montón de follones ahí dentro. De los que, casualmente, nadie en el rancho sabe pero, como era de esperar, llega Coral y poco a poco los descubre todos y, obviamente, en la medida que puede, los soluciona.
-Dios...nunca he servido para esto del amor. Querría decirte tantas cosas que...-Dímelas -murmuro con un hilo de voz.-tengo miedo de que me rechaces.-El amor es sólo para los valientes, ¿lo sabías?
La verdad es que todo el libro es muy previsible pero si hay un par de aspectos en concreto que a mi me sorprendieron, uno de ellos porque no esperaba que la causante de todo fuera esa persona, y la otra, porque nunca hubiese dicho que tuviesen ese gran secreto oculto. Obviamente aquí no los voy a nombrar, pero realmente me pillaron desprevenida y creo que está bien que tenga esas pequeñas sorpresas. También tengo que decir, por otro lado, que este libro tiene algunas incongruencias. Bromas que solamente tienen sentido en castellano y representa que ellos hablan en ingles, además de la facilidad de idiomas que tienen todos que ¡oye! ojalá yo la tuviese. Al momento están hablando en uno que cambian al otro y todos a su alrededor entienden ambos idiomas. Creo que ese es un gran handicap que se tiene que tener en cuenta cuando quieres situar una historia en un país donde se habla una lengua distinta a la nuestra y quieres combinar ambos idiomas.
Escucha el viento que inspira. Escucha el silencio que habla y escucha tu corazón que sabe. 
Como he dicho a nivel general, es una historia sencilla, con muchas risas, muchos sentimientos: alegría, pena, rabia, tristeza, impotencia... Pero tal y como Megan nos tiene acostumbradas, con un final bonito. Y es que sí, quizás sus libros sigan el mismo patrón y puedes pensar que leído uno, leídos todos, pero si la gente los sigue leyendo es precisamente porque ese patrón que ella sigue nos gusta y nos engancha, porque la sencillez con la que escribe, las emociones que trata y esos finales de película es lo que queremos. Porque yo, cuando leo un libro de Megan, lo leo sabiendo que voy a disfrutarlo, que voy a enamorarme de sus personajes, que voy a reir y que voy a terminar el libro con una sonrisa por el bonito final.


3/5 

10 comentarios:

  1. Hola^^
    Tengo ganas de leer alguna cosa más de la autora pero la verdad es que este libro no me llama especialmente la atención por lo que por ahora lo dejaré pasar.
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué has leído por el momento de ella? La verdad es que yo he leído libros mejores que este, pero no está mal. Entretenido y te deja con una sonrisa siempre.
      Besos

      Eliminar
  2. Hola!!
    He leído todos los libros de esta autora y es que me encantan, así que espero hacerme también con este.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te han gustado todos (a mi en general también) seguro que este también te gusta.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Hola! Acabo de descubrir tu blog y por aquí me quedo.
    Respecto a la novela he leído casi todos los libros de esta autora. Seguro que tarde o temprano me haré con este. Genial reseña!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Kiara, encantada de que te guste el blog.
      Yo también, tarde o temprano terminan cayendo los de Megan. Espero que te guste cuando lo leas.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Holiii Soy Stefania *-*
    Yo también formo parte de la INICIATIVA SEAMOS SEGUIDORES.
    Ya te sigo :*
    Te dejo el link de mi blog

    http://historysandbooks.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Hola. Gracias por la reseña, estaba pendiente de leer reseñas de este libro para decidirme. He leído algunos de esta autora, y la mayoría me han gustado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en general te han gustado los de esta autora yo creo que éste también va a gustarte. Eso sí, no busques nada nuevo porque en líneas generales tiene la misma estructura.

      Saludos

      Eliminar
  6. Si tienen el libro pueden enviarmelo por favorrrr genesisycg@gmail.com

    ResponderEliminar